martes, mayo 4

Momias

Abriendo sus bocas asombradas
resucita
el sonido y el espanto
de las momias de Atacama en el poblado

No vendrán sus llamas
ni siquiera el viento con su amuleto de totora
acudirá a su llamado.
Abren sus bocas asfixiadas.
No vendrán a su llamado.

A pesar de los ajuares,
saciados en la arena
y la copa del dorado
nadie notará jamás ese llamado.

Abren sus mandíbulas zafadas
caídas al viento sucio de las moscas.
Gritan muertas
en cuclillas o a horcajadas.
Agrietadas

Gritan muertas
removidas en arenas destapadas
emergiendo por venganza en los museos
o en catálogos tan llenos de vergüenzas
que sólo imploran carcajadas.
.
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada